24 marzo 2006

Diario de un cortometraje (2)

Faltan 2 semanas para el rodaje. Hoy mismo acudo con el Director de Fotografía y el Jefe de Sonido a estudiar la localización. Mañana lo haré con el equipo de Arte. Plantearemos propuestas nuevas e intentaremos preveer los posibles problemas. En visitas previas descubrí que la acústica del lugar no es la más adecuada para rodar. Hay mucho ruído externo y bastante reverberación en la sala. Como es habitual, el técnico de sonido tendrá que ingeniarselas para captar unos diálogos limpios (y es que precisamente en este corto todo es diálogo). Sino, no tendremos más remedio que doblar. Y esta palabra me asusta un poco. La frescura de los actores en directo se pierde cuando pasa por el filtro del doblaje. Esperemos que se pueda solucionar. Y con Nico, mi dire de foto, empezaremos a indagar en la estética del corto. Esta historia, tiempo atrás, me hubiera inspirado algo clásico, en la línea de aquellas deliciosas comedias con Cary Grant y Katherine Hepburn. Pero corren nuevos tiempos. Por eso me voy a decantar por una realización más directa, incluso realista. Este será mi primer cortometraje rodado integramente en Super-16 mm y cámara en mano. Además los actores no son glamourosos. Son de andar por casa, y eso es precisamente lo que busco. El espectador tiene que identificarse con ellos, y pensar que estas historias no solamente le ocurren a personajes de ficción, sino que puede ser tan real como la vida misma.

1 comentario:

La-Ruina-de-la-Familia dijo...

Qué ganas de verlo, tío.