28 diciembre 2009

Avatar

"Avatar" se ha vendido cómo la película más revolucionaria de la época, cómo un antes y un después en la historia del cine. Ayer la pude ver, y en su versión en 3D. Mi conclusión trás su visionado es que durante estos 12 años que le ha costado a Cameron preparar esta película, más le habría valido dedicar algo de tiempo a escribir un buen guión, y dejarse de tanta revolución. La película es un refrito, un cliché constante, que me aburrió soberanamente. En cuanto al apartado técnico, impecable, lo veo algo así cómo una mejora de lo que ya estabamos acostumbrados a ver hasta ahora (me parecieron infinitamente más revolucionarias técnicamente "Matrix" o "El señor de los Anillos"). Para terminar recomiendo encarecidamente ver la película en su formato normal, y ahorrarse los dos euros que cuesta verla en formato 3D. A parte de tener que soportar durante más de dos horas y media unas pesadas gafas, los dichosos binoculares restaban mucha luminosidad a la pantalla convencional. Y el efecto 3D, a mi parecer termina incordiando, y no aporta absolutamente nada a la narrativa cinematográfica. Todo se queda en un gran fuego de artificio. . .

1 comentario:

Lady Vanity dijo...

Totalmente de acuerdo y le añado el mareo constante del 3D que casi me hizo salir de la sala a devolver las carísimas palomitas que había engullido.